Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

El divorcio que tiene a Wall Street temblando

Publicado: marzo 27, 2013, 7:10 am

Harold Hamm, según el último rankin de Forbes, está entre los 90 más ricos del mundo. Aquí con su aún esposa Ann Sue. Foto: Especial

Harold Hamm, según el último rankin de Forbes, está entre los 90 más ricos del mundo. Aquí con su aún esposa Ann Sue. Foto: Especial

 

 

Redacción.- El magnate petrolero Harold Hamm, uno de los empresarios más influyentes en el sector de la energía en Estados Unidos, está viendo amenazado su imperio por un divorcio que, se calcula, podría costarle 4 mil millones de euros, suma que deja muy atrás mil 400 millones que abonó Rupert Murdoch a Anna Mann.

 

Y lo peor no son los miles de millones de euros que tendría que darle a su mujer, sino que el divorcio podría arrebatarle el control de Continental Resources.

 

Hamm, de 67 años, es como se dice en la América corporativa, una fortuna por méritos propios, que come hamburguesas en un drive-in y que va al trabajo conduciendo en su camioneta todo terreno. El titán petrolero de Oklahoma está casado con Sue Ann, quien es su segunda esposa.

 

Esta mujer inició los trámites de divorcio bajo el argumento de que su marido le es infiel, y aunque el proceso empezó en mayo de 2012, fue hasta el jueves pasado que en Wall Street se dispararon las alarmas al respecto, cuando los problemas de este matrimonio se convirtieron en algo más que un chismorreo en las calles neoyorkinas.

 

La pareja lleva 24 años casada. El matrimonio fue de los primeros en sumarse a la iniciativa Giving Pledge de Bill Gates y Warren Buffett, por la que las grandes fortunas se comprometen a donar en vida más de la mitad de su riqueza. Sue Ann, además, ocupó a lo largo de este tiempo varios puestos ejecutivos en la petrolera así que le correspondería un buen bocado por dos motivos: porque la ingente fortuna de su marido se amasó en el matrimonio y por su condición de directiva en la sociedad.

 

Los inversionistas hacen cálculos. La fortuna de Harold Hamm se estima asciende a 8 mil 800 millones, lo que le coloca entre los 90 más ricos del mundo en el último ranking de Forbes. En la actualidad controla el 68 por ciento de Continental Resources. Por si sirve de contexto, es una de las firmas petroleras que está explotando los recursos de la formación Bakken, en Dakota del Norte, una de las fuentes sobre la que Estados Unidos apoya ahora su último boom energético.

Es uno de los pioneros en el uso de la controvertida técnica de la fracturación, por la que se extrae el gas natural a base romper la roca inyectando arena y agua a presión. Por eso no es de extrañar que el republicano Mitt Romney lo tuviera como uno de sus principales asesores de campaña en materia de energía durante las pasadas presidenciales. La revista Time lo considera por todo esto como una de las personas más influyentes del planeta.

 

La clave para calcular la suma final está en saber si la pareja tenía un acuerdo previo al matrimonio que de alguna manera blinde el capital de Harold Hamm. Y a estas alturas no está claro ni siquiera si se firmó. Por tanto, la falta de este tipo de contratos significaría que el magnate debería ceder la mitad de su riqueza a su mujer y la suma multiplicaría por tres la compensación financiera que el patriarca de los Murdoch desembolsó en 1999.

 

Es el último récord, al que le sigue los 950 millones que pagó por su divorcio Berni Eccleston, el patrón de la Fórmula 1. Es conocido en el mundo petrolero que tanto Harold como Sue Ann trabajaron duro para hacer crecer el negocio de la compañía, cuyo valor bursátil se multiplicó por cinco desde que empezó a cotizar en mayo de 2007, cinco años antes de que se cursara la petición de divorcio en Oklahoma. Y eso es algo que los jueces tomarán en cuenta.

 


Sobre

Reportera en Ferriz.com.mx
Como periodista tengo la misión, parafraseando al intelectual español Julio Anguita, de perturbar, de agitar el cerebro, de mover las conciencias. Para lograr esos objetivos me aferro al abecedario como otros se aferran al escapulario.

Deja un comentario